0000

Las razones de acercarme a la masoneria

 

Hay flores bellísimas cultivadas en invernaderos, con luz, agua, nutrientes ideales y cuidadas con esmero… Pero hay flores silvestres que con todo en contra, expuestas al calor intenso y/o al frío extremo, a fuertes vientos, falta de agua, amenazadas por plagas, etc. se aferran a la vida y persisten en salir adelante.

Sin desmerecer las flores de invernadero que con todo a favor son capaces de destacar…Me identifico con las silvestres con lo que voy a exponer.

Sin perjuicio de que no soy iniciado en la Masonería, en este escrito busco plasmar mis impresiones acerca de ella, esperando de quienes lo lean tenga buena acogida. Este trabajo constituye un dejarme llevar con libertad interpretativa, respecto de lo poco que sé de la institución, apoyado en lo que intuyo, sin dejar de ser respetuoso, y que sea el lector quien juzgue y valore lo presentado.

En los templos egipcios al no iniciado sólo se le permitía franquear el primer pilono y estar en el primer patio tras él, y esto sólo en épocas de festividades. En el Templo de Salomón, la Biblia dice algo análogo, los gentiles (quienes podrían ser asimilados a los no iniciados) sólo podían estar en el patio exterior y jamás podían acceder al interior del recinto.

Esta jornada a las que fui invitado, implica que aunque físicamente no estuve en el Templo masónico, sin embargo, sentí desde que recibí la invitación, que mi mente y alma se encontraría en dicho patio.

Ahora, si quisiese avanzar, necesitaría de la iniciación para ir más allá, por eso, preferí callar y sólo escuchar, imitando los consejos de los antiguos.

De hecho, acorde a lo anterior, creo que en mi calidad de no iniciado, me corresponde callar, ¿por qué? Porque, claramente, infiero que los Maestros “ven” si alguien es apto o no para la iniciación. “Ven lo que uno es” y no las palabras.

En ese contexto, ¿Qué decir que aportara a favorecer mi postulación? Platón dijo:

“En cambio, los criados y cualquier otro que sea profano y vulgar, poned ante vuestras orejas puertas muy grandes¨

1 Plutarco dijo:

“Calla donde debes y habla cuando es seguro”2

Por eso, agradecido de la invitación a estas jornadas de Masonería es que preferí callar.

LA PREMISA BÁSICA.

Si se me preguntara qué es la Masonería, solo podría contestar basándome en opiniones de los demás. El problema es la capacidad de distinguir que opiniones y/o quienes serían los idóneos, entre los demás, que me permita estar más cerca de lo que es y no es.

En muchos medios de información se puede encontrar referencias a la Masonería como libros, revistas, internet, televisión, etc. Entre la gran variedad viene a la memoria National Geographic, que emitió un documental acerca de la Masonería, en donde se expusieron diferentes visiones acerca de ella. Las opiniones fueron variadas: Sociedad Secreta, Fraternidad, Hermandad, una especie de círculo literario para discutir temas variados, un grupo de filántropos, etc.

El documental de National Geographic representa el tipo de información disponible, que supone seriedad y veracidad, en relación a lo que es y hace la Masonería, ¿pero responde qué es y qué hace? En mi vida no sé si he leído mucho o poco, no puedo asegurar si lo que he leído ha sido bien o mal entendido, y tampoco he contado con un circulo al cual preguntar este tipo de materias, si cada vez es menos común encontrar quienes tengan dominio de filosofía, religión e historia. Ni hablar en quien sí y en quien no confiar.

Me siento afortunado por haber tenido el acceso, interés y voluntad de leer la obra completa de Platón y la obra completa Moralia de Plutarco. Ambos pensadores en sus obras, sin buscarlo y pretenderlo, hablan de conocimiento de la Masonería. Podría decir que: No busque a la Masonería en Platón y/o Plutarco, nos encontramos en un parque en otoño.

Platón y Plutarco les tengo en tan alta estima que, como anécdota intima, de cariño los llamo Platoncio y Plutarcio.

Y creo que como buenos amigos me susurraron un punto que, después de haberlo reflexionado, estimo central, el cual es que para progresar y evolucionar hay que ser Iniciado.

Esto lleva a concluir que la Masonería es una institución iniciática ¿pero qué significa eso? Al volver la mirada a las obras de la Antigüedad se aprecia una cantidad de señales que hacen referencia a los iniciados.

¿Qué es la Iniciación?

Tal concepto no lo sé o no lo recuerdo en esta vida (lo digo, en el caso de ser correcto lo planteado por Platón de la transmigración de las almas).

Plutarco en su obra “Isis y Osiris” nos dice que:

“En Sais la estatua de Atenea sentada, a la que también consideran Isis, tenía una inscripción que decía: Yo soy todo lo que ha sido, lo que es y lo que será y mi peplo jamás me lo levanto ningún mortal ”3.

¿La iniciación sería algo así como “descubrir el velo o peplo de la diosa”?, permitiéndonos ver sus rasgos, lo que otorgaría un conocimiento trascendente. ¿La Masonería es la Ciencia a la que hace referencia una y otra vez Platón y la perfecta práctica es la que permite descubrir el Velo? Hay cercanía entre “velo” y “ver”, que implica la iniciación, como hay cercanía entre Sais (Egipto) con los misterios eleusinos (Grecia). Si la iniciación es un “ver”, la pregunta es ¿ver qué? Los no iniciados no sabemos. Sin embargo, Píndaro, poeta romano, da una idea de este “ver” cuando dice acerca de los misterios de Eleusis:

“«¡Feliz el que después de haberlos visto, desciende a la tierra; ¡feliz el que conoce el fin de la vida, y conoce el comienzo que otorgan los dioses».”4

La palabra “inicio” es “comienzo”, pero ¿de qué? Plutarco:

“…El verdadero isiaco es el que, cuando legítimamente recibe, según la tradición, lo que se muestra y realiza respecto a estos dioses, busca e investiga racionalmente la verdad que hay en estos rituales.”5

Desglosando hasta donde creo entender de lo dicho por Plutarco:

1- Isiaco (perteneciente al culto de la Diosa Isis).
2- Legítimamente recibe (por ser Isiaco, iniciado en este culto).
3- Tradición (conjunto de normas y reglas con deberes y derechos a cumplir con un propósito determinado a conservar).
4- Busca e investiga racionalmente (para diferenciar lo verdadero de lo falso).
5- La verdad que hay en los rituales.

¿Qué verdad, qué rituales?

Esto fue lo que me paso al ir de un lado a otro: me encontré con la misma señal ética: Tradición, Iniciación, Rituales, Verdad, Bien. Cuando me di cuenta de la señal ética fue como ver un gigante aviso luminoso: ¡INICIACION ES COMIENZO!

La Masonería sería una Tradición que vendría de un pasado remoto, en que existen distintos ritos, según entiendo, rito escocés, rito de Menfis, etc. En esto, si la Masonería, entre otras, guarda la memoria de la Antigüedad, la Masonería es similar a las iniciaciones de la Antigüedad. Pero, ¿la iniciación es un ver? Y si lo es, ¿ver qué?, si es ritual, ¿de qué rituales hablamos?, ¿qué más puedo aprender si todas las citas anteriores hablan de que los iniciados son los que sí pueden?

Estas preguntas me llevaron a darme cuenta que lea lo que lea de las obras de los grandes como Platón y Plutarco solo poder llegar a suponer sin certeza, porque es claro el mensaje: El perfeccionamiento apunta hacia la verdad y el bien, siendo este perfeccionamiento continuado desde un nuevo punto de inicio, la iniciación.

¿El conocimiento iniciático es esencialmente educativo?

Leer en vuestra página, la Masonería busca en todas las ideas y creencias que pueda profesar el ser humano, siempre que éstas impliquen un fin de mejoramiento ético, moral y espiritual en sus condiciones de vida.

Lo antes dicho explicaría que la Masonería exalta la tolerancia como virtud en la educación.

En este sentido, Platón afirma:

“En caso de que se reciba, además, una correcta formación educativa, se llegará a ser completamente sano, puesto que se habrá evitado la enfermedad más grave. Pero cuando uno se descuida y lleva una forma de vida coja, como un no iniciado e insensato, retorna al Hades. Mas este discurso tendrá lugar más tarde en alguna ocasión; acerca de lo planteado ahora debemos discurrir con mayor exactitud y también lo anterior a este asunto: sobre los cuerpos, la generación de sus partes, y respecto del alma, por qué causas y con qué intenciones los dioses la engendraron, todo lo cual, si nos atenemos a lo más probable de manera consecuente, debemos tratarlo como sigue.”6

Los iniciados recibían en la Antigua Grecia una formación educativa, buscando hacer carne el refrán “mente sana en cuerpo sano”, y buscando evitar “la enfermedad más grave”, la ignorancia.

¿Sobre qué materias se educaba a los iniciados?

Sobre materias espiritualmente trascendentes, pues dice Platón: “…acerca de lo planteado ahora debemos discurrir con mayor exactitud… respecto del alma, por qué causas y con qué intenciones los dioses la engendraron…”.

¿Qué más espiritual y trascendente para un ser humano que su propia alma o que más trascendente para la humanidad que la trascendencia de las almas?, y esto no se queda ahí, se puede deducir del texto, los iniciados en la Antigüedad también aseguran una vida después de la muerte, ya que Platón indica:

“…Pero cuando uno se descuida y lleva una forma de vida coja, como un no iniciado e insensato, retorna al Hades…”.

El Hades implica la idea de un tipo de vida de ultratumba. Se refuerza la posibilidad de que exista un orden invisible trascendente y de una vida futura. En Teeteto, Platón:

“SÓCRATES. Mira a tu alrededor, que no nos escuche alguien no iniciado. Qué son no iniciados quienes piensan que no existe sino lo que puedan coger con ambas manos; y no admiten, cual parte de la realidad acciones, generaciones y todo lo invisible”.7

Platón da a entender el escepticismo como propio de los no iniciados, ya que señala:

“…Que son no iniciados quienes piensan que no existe sino lo que puedan coger con ambas manos…”, con lo que reafirma que cree en “todo lo invisible”.

La Masonería también acepta y acuña: El Gran Arquitecto del Universo. En este punto tan sensible, un, indeterminado para mí, es lo superior, el Todo.

La iniciación es un punto de partida, un nuevo ver y que por medio de la educación se conoce, aprende, practica y corrige en el camino hacia el perfeccionamiento para que lo esencial se eleve a lo trascendente. Supongo que el camino no es fácil y que para muchos debe ser gradual, sin por ello excluir quienes sean capaces de un salto alcanzar las altas cumbres.

¿Por qué hago referencia a la gradualidad?

Platón en Fedón nos indica:

“Y puede ser que quienes nos instituyeron los cultos mistéricos no sean individuos de poco merito, sino que de verdad de manera cifrada se indique desde antaño que quien llega impuro y no iniciado al Hades yacerá en el fango, pero que el que llega allí purificado e iniciado habitara en compañía de los dioses. Ahora bien, como dicen los de las iniciaciones, «muchos son los portadores de tirso, pero pocos los bacantes»8

Otra versión del párrafo anterior es:

“Y me parece que los que nos establecieron las iniciaciones no fueron vanos, sino que, en realidad y ya desde antiguo enigmáticamente, dijeron que quien llegare al Hades de profano y sin iniciación tendrá al Cenagal por asiento; más el purificado e iniciado, llegado Allá, morará con los dioses; que, como se dice acerca de las iniciaciones «muchos son los tirsíforos, pocos los endiosados»9

Al contrastar «muchos son los portadores de tirso, pero pocos los bacantes» con «muchos son los tirsíforos, pocos los endiosados» infiero que los portadores de tirso o “tirsiforos” son los recién iniciados, y cuando dice: “pocos los endiosados” o “pocos los bacantes”, son los iniciados que llegaron a lo más alto.

Por ende, concluyo que la iniciación por sí misma, no es garantía de la más alta perfección, pero si es un “derecho” para quien tenga el mérito para ver el camino y la voluntad de recorrerlo, como un “deber” para asemejarse a lo divino.

¿Quiénes pueden ingresar a la Masonería?

Apuleyo nos comenta acerca de los iniciados en la Antigüedad: “Entonces llega la riada masiva de los iniciados en los divinos misterios: hombres y mujeres de todas las clases sociales, de todas las edades, flamantes por la inmaculada blancura de sus vestiduras de lino.”10

En mi época escolar, en un libro de historia, leí que en los misterios eleusinos se admitía a personas de toda clase social y de toda edad, no haciendo diferencia ni discriminación alguna por origen, clase o condición, lo que respalda lo anteriormente dicho respecto de la tolerancia.

Apuleyo destaca la ética que deben tener los iniciados, nos dice que son:

“…flamantes por la inmaculada blancura de sus vestiduras de lino.”

La vestidura de inmaculada blancura seria símbolo de pureza. ¿Y con que se viste un hombre? Por antonomasia, la vestidura serían principios éticos y morales.

Deduzco que quien tiene mérito, es por sus vestiduras éticas y morales, y ser creyente, pues es interesante que Apuleyo diga “divinos misterios”, ¿por qué son divinos?, con esto podemos concluir una vez más que se hace presente que los iniciados si creían en algo superior.

¿Para qué vestirse de principios éticos y morales?

Entre otras, Plutarco dice respecto de los iniciados, en la vida pública:

“…el perfecto hombre de Estado interviene en la vida pública, primero, cuando aún está aprendiendo y es iniciado, y al final enseñando e iniciando a otros en los misterios.”11

Esto último no requiere mayor comentario por su claridad si lo unimos a lo planteado por Platón:

“…la educación desde niños para la virtud, la que lo hace deseoso y amante de convertirse en un ciudadano perfecto, que sabe gobernar y ser gobernado con justicia”12

¿Qué deberes tendría el iniciado?

Andocides dijo respecto de los iniciados de la Antigüedad:

“…estáis ya iniciados en los misterios y habéis contemplado los ritos sagrados en honor a las diosas a fin de que toméis venganza en quienes obran impiedad y de que pongáis en salvo a los que ninguna injusticia cometen.”13

Pregunta: ¿Existe parangón de eso en la Masonería?

En lo personal pienso que: La grandeza y nobleza es también ser consuelo y servir de soporte a los demás que, por diferentes causas, viven abuso y miserias morales y materiales.

¿Cuál puede ser la meta a cumplir desde la iniciación?

El hombre desde siempre se ha enfrentado al dilema de qué hacer frente a su propia finitud. En este sentido, las iniciaciones antiguas serian una respuesta esperanzadora, Platón en Fedón, señala acerca de los iniciados:

“Y me parece que los que nos establecieron las iniciaciones no fueron vanos, sino que, en realidad, y ya desde antiguo enigmáticamente, dijeron que quien llegare al Hades de profano y sin iniciación tendrá al Cenagal por asiento; más el purificado e iniciado, llegado Allá, morará con los dioses…”14

En efecto, el sabio afirma que el profano, es decir, el no iniciado, cuando llegaré al inframundo “al Cenagal por asiento”, pero el iniciado, el purificado “llegado Allá, morará con los dioses”.

La iniciación y los distintos ritos, serian la respuesta de los Antiguos de superar lo efímero de la vida humana.

Los misterios iniciáticos por tantas referencias, demuestran que eran tenidos en alta estima, por ser la esperanza de una trascendencia ante la muerte, y por ello, los que participaban en ellos se consideraban bienaventurados. Si recordamos a Píndaro dice en tal sentido de los misterios de Eleusis:

“«¡Feliz (o bienaventurado) el que después de haberlos visto, desciende a la tierra;¡feliz el que conoce el fin de la vida, y conoce el comienzo que otorgan los dioses».”15

Esta cita de Píndaro reafirma el carácter de trascendente de los conocimientos iniciáticos.

En esa lógica, supongo que la Masonería también debiera ser un camino de esperanza, por ser la heredera de los misterios iniciáticos.

¿Cómo ha transmitido el conocimiento la Masonería?

La transmisión de las enseñanzas iniciáticas, el buen Plutarco señala, acerca de los egipcios y su iniciación:

“Los reyes eran designados entre los sacerdotes o los guerreros, castas que gozaban de prestigio y estima, una por el valor, la otra por la sabiduría. El que era designado entre los guerreros, al punto pasaba a formar parte de la casta de los sacerdotes y participaba de su filosofía, oculta en su mayor parte en mitos y palabras que contienen oscuros reflejos y transparencias de la verdad, como sin duda también ellos mismos dan a entender colocando adecuadamente delante de los templos esfinges, como si su teología contuviera una sabiduría enigmática”.16

En efecto, se trataba de una enseñanza impartida a través de mitos y fábulas o de representaciones simbólicas como la esfinge.

En otro pasaje, Plutarco reitera su pensamiento:

“…No obstante, algunas sutiles y oscuras emanaciones de la verdad se hallan diseminadas en la mitología de los egipcios, pero necesitan de un explorador hábil y capaz de extraer grandes conclusiones de pequeños indicios.”17

La Masonería, por su parte también impartiría su enseñanza, de acuerdo con lo que se conoce públicamente, a través de los símbolos y alegorías de los gremios de la construcción, que recordarían su pasado histórico como los constructores de catedrales. Leí el libro “Los Misterios de las Catedrales” de Fulcanelli y todavía no entiendo muchas de sus expresiones.

¿Dónde creo ver la iniciación representada?

Voy asumir un riesgo con el fin de mostrar mi interés en el tema planteado y, por ende, en la Masonería. Quizá meta la pata, pero es mejor meterla en un sincero y honesto intento para demostrar voluntad de atreverme a decir la quiero y la sigo.

Existen referencias escritas y en imágenes del arquetipo del buen hombre, entre ellas Hércules, Odiseo, Aquiles, entre otros. Si se muestran como ejemplos de hombres deduzco que fueron iniciados.

Después de leer “Los 12 trabajos de Hércules” busque imágenes en internet. De todas las que vi, 2 llamaron mi atención. Solo hablare de una de ellas, es un cuadro de Nicolás Poussin (pintor francés, 15 de junio de 1594 – Roma, 19 de noviembre de 1665), La Elección de Hércules.

hercules web

En el cuadro se muestra a Hércules y la elección del camino a seguir y a quien seguir: Virtud o Placer. La Virtud es la señorita con inmaculada vestidura blanca. Es Iniciada porque los Iniciados(as) visten de blanco.

Por otro lado, Plutarco relaciona Iniciación con Amor cuando dice:

“Así que bueno es, compañero, participar de la iniciación en Eleusis, mas yo veo que tienen mejor suerte en el Hades los iniciados en los ritos y misterios del Amor, sin acatar desde luego los mitos ni tampoco desconfiar de ellos totalmente. Pues dicen bien y, por alguna suerte divina, apuntan a (la verdad) cuando dicen que desde el Hades hay una subida hacia la luz para los enamorados; por dónde y de qué modo, lo ignoran, como si hubieran errado el sendero que Platón vislumbró el primero de los hombres mediante la filosofía.”18

El cuadro muestra una mujer vestida de naranjo, es Placer. Un detalle muy interesante, ¿el niño junto a Placer quién es? El opuesto de Cupido, su hermano, Anteros y, según Wikipedia ambos lucharon. ¿Por qué lucharían? Cupido es el mismo que Eros y para mi Anteros suena a Anti-Eros. Sería ridículo poner a Cupido (Eros) junto a Placer, sería un amor vicioso. El falso amor es meramente placentero, el verdadero amor es virtuoso.

Entonces, la Iniciación por medio de los Ritos, Misterios, y Tradición se enlaza al Amor.

Hay otro detalle importante, el movimiento de la Señorita Virtud, va en busca de un Hércules desnudo. En otras palabras es Virtud quien busca a los adeptos, a aquellos que tienen mérito para ser Iniciados. Hércules como no iniciado mira hacia Virtud dando la espalda a Placer y a Anteros. Elige la Iniciación y su camino.

Finalizo con la siguiente reflexión.

En mi humilde opinión es que lo anteriormente escrito es importante para recién hablar de la Masonería, ¿por qué?, Porque sería absurdo hablar de llegar a la cumbre sin prestar atención por donde partir. Más simple, sería como pensar en un matrimonio feliz sin poder reconocer la mujer correcta para uno. Eso hizo Hércules… supo reconocer a la Señorita correcta y la amó.

Por otro lado, reconozco que se debe atesorar la Iniciación porque esta es un derecho por el mérito de lo que uno es y puede llegar a ser. ¿Por qué?, porque los Maestros (los que son capaces de ver y entender) por medio de la Virtud observan el interior del candidato. Si el interior es bueno se le concede la Iniciación. Luego el Iniciado asume el deber.

Sinceramente confió en Platón y Plutarco. Si la Iniciación es consecuencia de quien y como soy me sentiré muy contento pues la búsqueda de mí mismo no ha sido en vano y podré emprender el cruce a la otra orilla del gran rio.

He llegado al fin de un camino, un ancho rio separa al hombre vulgar que soy de la mejor versión que de mí mismo puedo ser.

La iniciación por sí misma no asegura el éxito de llegar al otro lado. El llegar a Ser es Puente. Este sube y baja, va de un lado a otro, se hace angosto y en otras ancho (siempre más angosto que ancho), a veces tiene barandas para afirmarse a veces no, hay lugares para descansar, en otros tiene forados, se avanza con calor o frio, la lluvia es intensa, el viento sopla fuerte justo cuando es más estrecho. Es fácil cansarse y fácil caer…

“Muchos los llamados, pocos los escogidos”…

Escucho el llamado y está en mí, en nadie más, ser bienaventurado.

De no ser considerado apto, me refugio en la enseñanza de Plutarco:

“1. Pedareto…

2.-Cuando vio a uno, afeminado por naturaleza, pero elogiado por los ciudadanos a causa de su moderación, dijo: No se debe elogiar a hombres que parezcan mujeres, ni a mujeres que parezcan hombres, a no ser que alguna necesidad obligue a la mujer.

2.-Al no ser elegido entre los Trescientos, que era la mayor dignidad en el orden ciudadano, se marchó alegre y sonriente. Como los éforos lo llamaran y se informaran de por qué reia dijo: «Porque me congratulo con la ciudad de que tenga trescientos ciudadanos mejores que yo.»”19

Por analogía, sentiría mucha alegría y me marcharía sonriente entendiendo que la Gran Logia Nacional tenga 300, y más, mejores que yo… y confiar en la Divinidad me conceda llegar a las respuestas a las preguntas que Tolstoi, en su obra “Guerra y Paz” señala, acerca de que todo hombre y mujer (Iniciado o no iniciado) debería tener la disposición a encontrar respuesta:

“¿Qué es lo que está mal? ¿Qué es lo que está bien? ¿Qué se debe amar u odiar?¿Para qué hay que vivir?¿Qué soy yo? ¿Qué es la vida o la muerte? ¿Qué fuerza lo rige todo?”20

…I…
…Aquí estoy…
…Sin buscar elogios…
…En mostrar mí esfuerzo…
…Para entender lo iniciático masónico…
…Pensando las respuestas a las preguntas…
…Junto a flores silvestres amigas queridas mías…
******

Kresimir
Hoy, aprendiz mason
Santiago, 02 de febrero de 2017.

1 Diálogos. III. Fedón. Platón. Biblioteca Clásica Gredos. 1988. Pag. 276.
2 Obras Morales y de Costumbres (Moralia) VIII. Sobre el Destierro. Plutarco. Biblioteca Clásica Gredos. 1996. Pag. 297.
3 Obras Morales y de Costumbres (Moralia) VI. Isis y Osiris. Plutarco. Biblioteca Clásica Gredos. 1995. Pag.73.
4 Odas y Fragmentos. Pindaro. Biblioteca Clasica Gredos. 1984. Pag. 359.
5 Obras Morales y de Costumbres (Moralia) VI. Isis y Osiris. Plutarco. Biblioteca Clásica Gredos. 1995. Pag.65.
6 Diálogos. VI. Timeo. Platón. Biblioteca Clásica Gredos. 1992. Pag.192.
7 Diálogos. V. Teeteto. Platón. Biblioteca Clásica Gredos. 1992. Pag. 202.
8 Diálogos. III. Fedón. Platón. Biblioteca Clásica Gredos. 1988. Pag. 50.
9 Obras Completas de Platón. Tomo 1. Fedón. Platón. Juan Garcia Bacca. Documentación y Publicaciones de la Universidad de Venezuela. Pag. 305.
10 El Asno de Oro. Apuleyo. Biblioteca Clásica Gredos. 1983. Pag. 330.
11 Obras Morales y de Costumbres (Moralia) X. Sobre si el Anciano Debe Intervenir en Politica. Plutarco. Biblioteca Clásica Gredos. 1995. Pag.272.
12 Diálogos. VIII. Leyes Libros I-IV. Platón. Biblioteca Clásica Gredos. 1988. Pag. 228.
13 Discursos y Fragmentos. Andócides. Biblioteca Clásica Gredos. 1991. Pag. 204.
14 Obras Completas de Platón. Tomo 1. Fedón. Platón. Juan Garcia Bacca. Documentación y Publicaciones de la Universidad de Venezuela. Pag. 305.
15 Odas y Fragmentos. Pindaro. Biblioteca Clasica Gredos. 1984. Pag. 359.
16 Obras Morales y de Costumbres (Moralia) VI. Isis y Osiris. Plutarco. Biblioteca Clásica Gredos. 1995. Pag.73
17 Obras Morales y de Costumbres (Moralia) X. Isis Erótico. Plutarco. Biblioteca Clásica Gredos. 2003. Pag.89.
18 Obras Morales y de Costumbres (Moralia) X. Isis Erótico. Plutarco. Biblioteca Clásica Gredos. 2003. Pag.89.
19 Obras Morales y de Costumbres (Moralia) III. Máximas de los Espartanos. Plutarco. Biblioteca Clásica Gredos. 1987. Pag. 212.
20 Guerra y Paz. Tolstoi. Edición Digital Epub. Traducción de Lydia Kúper 2011.