camino-santiago-compostela

La Ruta Sagrada, un camino universal

EL CAMINO DE SANTIAGO NO PERTENECE A NINGUNA CULTURA.

EL CAMINO NO ES CRISTIANO, NI BUDISTA NI MAHOMETANO: EL CAMINO ES DE TODOS.

Qué es el Camino.

Durante más de mil años, el Camino de Santiago ha conducido a los peregrinos hasta el santuario de un apóstol de la Cristiandad: Santiago el Mayor. Su tumba, descubierta una noche del 813 en el monte sagrado del Libredón, bajo una lluvia de estrellas, sería la piedra fundacional de una prodigiosa Catedral y de una ciudad que, desde entonces, atraería las huellas de los caminantes hasta convertirse en un destino con el rastro y el eco de toda Europa.

Cada vez que un peregrino se echa a andar por las viejas sendas continentales del Camino de Santiago, se pone en marcha un antiguo mecanismo de búsqueda común a toda la Cristiandad: el viaje hacia la Salvación. Y, con él, vuelve a iniciarse la experiencia profundamente humana del propio descubrimiento. Así como las rutas que conducen a Santiago son muchas, múltiples son también las vías para el hallazgo más íntimo, ése que aseguran experimentar todos los peregrinos a medida que avanzan por los caminos de los encuentros fortuitos o de la soledad, de las voces y del silencio, del paisaje umbrío o la seca llanura, en pos de una única meta: Santiago de Compostela.

Cuando en el medioevo, el camino fue bautizado con  el nombre del Santo Apóstol, los monjes de Clunny desarrollaron el Románico a lo largo de esta ruta milenaria.
Para ello contrataron a Masones Canteros Operativos, que escondieron entre la arquitectura sagrada, símbolos y alegorías que están esculpidos en forma de señales para el despertar de la Conciencia.

La mayoría de los iniciados coinciden en que estos símbolos son secretos, que no se pueden desvelar, sino que se limitan a ser reconocidos por aquellos que realmente los buscan.
Todos los años, peregrinos de distintas nacionalidades, culturas y religiones lo recorren con su particular sentido espiritual.

También distintas órdenes herméticas y sociedades secretas, en algunos “pases de grado”, obligan a los candidatos a recorrer el Camino que llega al Finis Terrae, al Fin del Mundo.

“Esta puerta se abre a todos, enfermos v sanos, no sólo a católicos, sino también a paganos, a judíos, herejes, ociosos y vanos.”

 

VieiraLa Vieira es un símbolo, por lo que, dar una interpretación, sería seguro dejar manco su mensaje.

Porque… si una imagen vale más que mil palabras, un símbolo vale más que mil imágenes. Aun así. Esta es nuestra versión: una concha representa “UN NACIMIENTO”.

Muchas pilas bautismales, así como el recipiente para bautizar, tienen forma de concha, representando un nacimiento, una nueva vida, una vida de fe.

También Sandro Boticelli, el tercer Gran Maestre de la Orden de Sión, utiliza una concha para representar el nacimiento de Venus. Decir algo más .sobre un símbolo, es violar tu interpretación personal, que es la única que te puede servir en tu desarrollo. Cada uno debe saber qué es lo que puede nacer o renacer en él.

Otra versión muy extendida, es que sus estrías representan los muchos caminos que llevan a Santiago.
Si vemos Santiago como nuestra META, nuestras aspiraciones y los diferentes caminos como distintas tradiciones y culturas, traduciremos que todos los peregrinos serios y firmes en sus convicciones, llegarán al mismo punto, aunque desde su propia perspectiva, le den nombres diferentes.